Cómo regularizar un vehículo que no pagó su permiso de circulación por años

Todo vehículo que vaya a circular por Chile es necesario que cuente con su permiso de circulación y revisión técnica al día.

Dos trámites que se deben hacer todos los años y en el caso del permiso de circulación tiene un costo dependiendo del año y el modelo del vehículo y en el caso de la revisión técnica depende principalmente de la planta en que se realice.

Por diferentes motivos hay vehículo que no pagan su permiso de circulación por uno o más años, por lo que se encuentran transitando de forma ilegal por las vías chilenas y en caso de ser controlados por carabineros, se exponen a multas y el retiro del vehículo con una grúa y enviado al corral municipal, lo que implica acumular nuevas deudas.

Si quieres regularizar un vehículo sin permiso de circulación o revisión técnica vigente, ya sea por unos meses o varios años, hay forma de hacerlo y, no es necesario pagar por cada año, ya que solo se impone una pequeña multa e intereses bajos, por lo que el golpe al bolsillo no es tan grande.

¿Que se debe hacer si quieres ponerte al día con el permiso de circulación?

Lo primero y más importante es para aquellos que tienen un vehículo atrasado por una gran cantidad de tiempo, sobre 3 años ya que al momento de regularizar solo debes pagar estos últimos 3, independiente si el auto tiene 5 o 10 años de atraso.

La buena noticia es que puedes regularizarlo, los montos varían al tiempo de atraso. Si son solo unos meses, la persona tendrá que pagar el permiso de circulación correspondiente a ese año y un interés de 1.5% por cada mes de atraso.

Este trámite se hace en la Municipalidad donde se sacó la patente el año anterior y, dependiendo de la comuna, incluso puede realizarse online.

Las deudas por no pago de Permiso de Circulación tiene como tope el monto del pago de 3 años. Puedes acudir a la Municipalidad y negociar los montos y el cobro de intereses, ya que ellos están facultados para entregarte facilidades.

El máximo que te pueden cobrar es el correspondiente a 3 años de permisos de circulación + los intereses respectivos.

Documentación que debemos llevar

Al igual que cuando se saca el permiso de circulación a tiempo, la persona que busca renovarlo debe llevar consigo documentos como el SOAP que se vende todo el año, revisión técnica al día y el padrón.

Para pagar el Permiso de Circulación de manera presencial, es necesario presentar el padrón del vehículo. Si no lo tienes, puedes sacarlo online desde la web del Registro Civil.

Si vas a obtenerlo online en la misma Municipalidad donde lo sacaste el año pasado, no te pedirán el padrón ya que se encuentra registrado. En caso de querer hacerlo en un comuna nueva, te pedirán subir una copia de este documento.

No existe una base de datos a nivel nacional indicando en qué Municipalidad se sacó un permiso de circulación. Si no cuentas con el documento, te recomiendo contactar a la planta donde se realizó la última revisión técnica, ya que ellos toman nota al revisar los permisos.

Sacar la revisión técnica

Antes de acercarte a regularizar tu vehículo en la municipalidad correspondiente, debes realizar los siguientes trámites:

Pasar la revisión técnica y el control de emisión de gases

Si estas son rechazadas, hay que realizar las reparaciones para los problemas que se indican en un informe elaborado por la misma planta

Pagar multas impagas y eliminar las que están prescritas

No se puede sacar el permiso de circulación si es que el vehículo mantiene deudas impagas, las cuales se pueden revisar en el registro de manera online.

Si tienes multas impagas, debes pagarlas en su totalidad, ya que de lo contrario no podrás sacar el permiso. Los partes empadronados tienen un vencimiento, ya que la deuda prescribe pasados los tres años de la notificación .

En caso de multas prescritas, hay que acudir al juzgado de policía local en que fueron sacadas y pedir que se eliminen del registro, ya que la deuda prescribió, esto se aplica tanto a partes empadronados como a las multas relacionadas al Tag.

Deja el primer comentario